viernes, 20 de julio de 2012

España, al horno

La prima de riesgo de la deuda española (el diferencial entre el bono español y el alemán a 10 años en el mercado secundario) ha batido esta mañana todos los máximos de la era euro al superar los 600 puntos básicos (ha llegado a 606 durante rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y el anuncio de que Valencia ha pedido el rescate). El bono español se ha consolidado por encima del 7% de interés (7,257%). La crisis de deuda en España se acentúa así, a pesar de los recortes aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy (y convalidados ayer por el Congreso) y el acuerdo definitivo en el Eurogrupo sobre el rescate a la banca.
Cómo se llegó a esto? Todavía debo una entrada sobre las causas de la crisis de deuda española, pero a modo de resumen sería así: al adoptar el euro, los países renunciaron al manejo de la política monetaria y cambiaria, principales herramientas para corregir las diferencias de productividades en los países. Así, tanto las tasas de interés como el tipo de cambio convergieron a niveles muy bajos para los países periféricos (PP). Esto se tradujo en un déficit de cuenta corriente para los PP, que era financiado vía ingreso de capitales (aka deuda). Otro círculo vicioso que en algún momento tenía que explotar.
Además, un lindo gráfico que muestra la evolución de la prima de riesgo española (click para agrandar):


sábado, 14 de julio de 2012

Argentina vs Brasil, el clásico histórico

Cuando la Argentina batía los récords históricos de crecimiento, muchos economistas lo atribuyeron al viento de cola generado por los altos precios de la soja (algo que fue tratado acá). Es decir a un factor exógeno, por lo que nada tuvieron que ver las decisiones de política económicas llevadas a cabo.
En cambio, ahora que el nivel de actividad se desacelera estos mismos economistas establecen que el problema es el manejo de la economía local. Factores exógenos como la recesión global, la sequía o la desaceleración de nuestro principal socio comercial ya no entran en sus argumentos.
El quid de la cuestión radica en que no comparten la política económica llevada a cabo en estos últimos años. El que sí hizo las cosas bien fue Brasil, el país de moda elegido por los economistas en la actualidad (como también lo supimos ser nosotros, Irlanda o España en su momento).
Como ejemplo, tenemos la última entrada de Luciano en ESC (que aclaro por las dudas, no tiene ninguna relación con lo dicho al principio), en la que muestra lo bien que manejó Brasil su economía, a través de un buen dominio de la política anticíclica (y al final del análisis deja entrever el contraste con el desmanejo de la economía argentina).
La única piedra en el zapato la encuentra en la industria, componente clave de cualquier economía, que ya lleva dos años estancada. Para explicar esto, Luciano apela a 4 shocks externos (sin mencionar que la razón podría estar justamente en la mismísima política económica adoptada por Brasil).
Ahora bien, ¿cuál fue el desempeño de la actividad industrial local, donde se llevó a cabo un manejo de la economía tan distinto al brasileño?

Como se observa, el desempeño argentino fue notablemente superior que el de nuestro gran hermano. En los últimos 7 años la actividad local creció un 38% frente al 10% de Brasil.
De la misma forma, también se puede afirmar que mientras que en los últimos meses la Argentina hizo "todo mal" (control a las importaciones y al dólar) y Brasil "todo bien" (reducción de la tasa de interés y depreciación del tipo de cambio), el resultado fue prácticamente el mismo.