lunes, 20 de febrero de 2012

El mito del viento de cola

Hace años que vengo escuchando a la mayoría de los economistas liberales (ortodoxos) decir que el crecimiento experimentado por la economía argentina durante esta década estuvo explicado enteramente por el viento de cola (uno de ellos fue Pablo Gerchunoff, en una reciente entrevista que analizamos aquí).
¿A qué se debe este empecinamiento en reducir un fenómeno tan complejo a algo tan simple?
A que estos economistas no comparten la agenda de políticas económicas llevada a cabo por este gobierno, ya que rechazan la idea del crecimiento liderado por la demanda. Es así que a este tipo de medidas se les aplica el mote de “populistas”, ya que (siempre según ellos) tienen un único fin que es el de ganarse el voto de la gente (que es estúpida y no se da cuenta que está siendo engañada) poniendo plata en su bolsillo, fomentando el gasto desmesurado a costa del ahorro (lo que en la jerga se conoce como “pan para hoy, hambre para mañana”).
A pesar de que ya han pasado más de 8 años de crecimiento continuo y que esto debería haber hecho que revisaran sus fundamentos, ellos insisten, año tras año, con que este tipo de medidas provocarán una crisis económica[1].
Retomando la pregunta del principio y a modo de resumen: estos economistas debieron buscarle otra explicación al crecimiento argentino con el fin de evitar que éste sea vinculado con las políticas económicas llevadas a cabo por este gobierno, las cuales ellos desaprueban.
¡Y entonces qué mejor explicación que el viento de cola! Algo que estaba a la vista de todos, y que al parecer solo tuvo lugar en estos últimos años. Por más que pareciera una respuesta sorprendentemente inocente, tenía cierta consistencia y eso hizo que muchos economistas dijeran que el crecimiento récord que tuvo lugar en estos años se debía pura y exclusivamente al viento de cola.
Analicemos esta suposición, a través a algunos gráficos. Primero, veamos la tasa de crecimiento promedio de los principales países de Latinoamérica y el Caribe para el período 2003-2011:

Como se puede observar, Argentina fue el país que más creció durante este período. Pasemos ahora a la evolución del precio internacional del poroto de soja:

Al parecer, viendo solamente este gráfico, la afirmación parecería válida, ya que la soja es el principal producto exportado de la economía argentina y entonces se podría llegar a suponer que el crecimiento esté explicado por aumento del precio internacional de este commodity.
Pero examinemos ahora qué sucedió con los precios internacionales de los principales productos de exportación de la región para el período 2003-2010:

Y aquí es donde se derrumba el argumento. Como podemos ver, la evolución del precio internacional del poroto de soja estuvo muy por debajo del petróleo, el cobre y el café. Y sin embargo, Argentina creció más que Brasil, Chile y los países petroleros.
¿Se puede hablar entonces de viento de cola? Es indudable que el aumento del precio internacional de los commodities es una clave fundamental para explicar el crecimiento de toda la región en estos años. Sin embargo, utilizar el argumento del viento de cola para explicar el desempeño particular de un país (y especialmente el de Argentina, donde vemos que el precio de la soja estuvo por debajo del resto de los commodities) es sumamente ingenuo (o un intento desesperado por refutar la política económica de este gobierno).
UPDATE: A pedido de Uno, agrego la participación de las exportaciones sobre el PBI para los mismos países:

[1] Esta terquedad se debe a que como la economía oscila continuamente entre períodos de auge y depresión, en algún momento al mantener esa afirmación ¡es muy probable que acierten!

15 comentarios:

  1. Leí argumentos parecidos alguna vez, y estoy de acuerdo. Simplemente ahora me surge una duda. Los saldos exportables de los demás países en comparación con los de Argentina son similares en proporción? Como para saber si cada dólar de variación de los precios incide de la misma forma en cada país exportador de commodities.

    ResponderEliminar
  2. Ah... bueno.... desconcierto total.

    1) Comparar las tasas de crecimiento argentino partiendo de la mentira del INDEC y olvidando también que Argentina contrajo su economía de manera brutal en 2001/2002 (como ningún ótro país de la región) es por lo menos un acto de deshonestidad intelectual.

    2) Argentina es soja-dependiente a full, sin sus saldos netos nuestra economía se estancaría, no habría industria automotriz, no habría polo industrial en Tierra del Fuego.... no habría dólares.

    3) Pero como todo lo bueno termina ya vemos lo que ocurre cuando empiezan a faltar dólares: restricciones absurdas a las importaciones que terminan afactando la actividad económica.

    No lo duden: la economía Argentina está en una encrucijada, la situación de Brasil no va a ayudar como en los últimos años, la producción de soja de ninguna manera va a aumentar acompañando la necesidad de divisas del país y, lo más importante, las importaciones de energía serán cada vez mayores, y es ahí dónde se sentirá con mayor fuerza la incompatibilidad entre el "consumo interno" y el "crecimiento de la economía".

    La mentira K llegará entonces a su triste final. Pobres de nosostros.

    ResponderEliminar
  3. Me extraña, Best Seller. A estas alturas debiera usted saberlo: así como aquello de que "si no sale en TV no existe", para los economistas neoclásicos "si no sigue el Modelo de Solow... no es crecimiento".

    ResponderEliminar
  4. Uno, muy interesante lo que decís. Cuando pueda subo la data de exportaciones/PBI de los países para ver si esto cambia el panorama.

    Alcides, solamente voy a responderle una cosa: cuando hablo de la tasa de crecimiento promedio desde el 2003 hasta el 2011, es justamente eso, un promedio de todos esos años. Por lo tanto, que haya habido una crisis en 2001, no afecta en nada al dato. Si quiere, le puedo poner la tasa de crecimiento solo de 2011, la cual también es liderada por Argentina.
    Lo que sí afectaría la estadística, es si por ejemplo hablara de la tasa de crecimiento del PBI argentino de 2011 CON RESPECTO A LA DE 2003.
    Agarre los libros Alcides, y luego revise sus pronósticos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones Best, es precisamente de lo mejor.
    Nunca menos y abrazos

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo, gracias! Se ve que Argentina no es de los países que más exportan en relación al PBI entonces, y a su vez los precios de lo que exporta no son los que más subieron.

    ResponderEliminar
  7. Hay que hacer otra lectura complementaria, hecha ya por el compañero Artemio: el precio de la soja se mantuvo valores de los noventa hasta el 2007, año en que empieza a "trepar" vertiginosamente

    ResponderEliminar
  8. Los vaticinadores de apocalipsis seriales, están agotados.
    No se pone fecha para el fin de la mentira K, solo se dice siempre que es pronto!
    Un pronto muy cercano…unos meses, el próximo sierre fiscal…..
    No solo cambian los tiempos, también causan los causantes.
    Un pacto de honestidad, seria darse el termino de 1 vaticino apocalíptico mas y si no se cumple…….Reconocer y hacerse K.
    Los K no pensamos en el próximo periodo fiscal, pensamos en las próximas generaciones y el país que les dejemos.

    ResponderEliminar
  9. Se acuerdan del "rebote del gato muerto" allà por el lejano 2003?

    ResponderEliminar
  10. Best:
    Excelente y demoledor análisis sobre la famosa y remanida teoría del grupo O.E.C. (Oposición Económica Crónica), pero me temo que sea inútil para convencerlos, porque ellos utilizan la máxima: "si la realidad desmiente tu teoría, desecha la realidad porque está errada...". Igualmente, es muy útil para advertir a los inexpertos (como yo) para que no caigan en la trampa mediática de la repetición de sofismas hasta que se conviertan en "sentido común" (algo que humildemente combato a diario). Un pequeño aporte a dicha batalla son estos posts sobre el tema:
    La Batalla por la Argentina: http://basureronacional.blogspot.com/2010/10/la-batalla-por-la-argentina.html

    Premio "Manochanta de Oro 2010": http://basureronacional.blogspot.com/2010/12/premio-manochanta-de-oro-2010.html

    Mitos Argentinos: hoy, los “Expertos de Afuera”: http://basureronacional.blogspot.com/2011/04/mitos-argentinos-hoy-los-expertos-de.html

    ResponderEliminar
  11. Entiendo tu análisis, pero creo que te olvidaste mencionar un factor clave; violenta devaluación en 2001, seguida de una más suave durante el resto de la década. Desconozco la situación en los demás países, pero eso potenció el flujo de dólares hacia nuestro país, gracias a la soja

    ResponderEliminar
  12. Otra cosa, yo no creo que Alcides esté tan errado... es evidente que un país funcionando en recesión tiene mucha más "tendencia" a reactivar su economía, simplemente poniendo a funcionar su capacidad instalada (por el impulso que fuere). Distino es un país que ya produce a su nivel potencial, que solo puede aumentar el PBI ampliando esa capacidad. Consecuentemente, es mucho mas "facil" tener tasas altas de crecimiento a partir de una economia recesiva

    ResponderEliminar
  13. Anónimo:
    1) La devaluación no entra en el análisis. Cuando se habla del viento de cola, se habla de que crecemos gracias al precio internacional de la soja. Y al compararlo con el precio de los principales commodities del resto de los países, la fundamentación se derrumba. Por otro lado, la gran mayoría de esos que dicen que solo crecemos gracias al viento de cola también suelen decir que nuestra moneda está apreciada, por lo tanto no parecen compatibles.
    2) Se puede hablar hasta cierto punto de reactivación (ponele, 2006). Ya después el país no se encontraba en la fase de reactivar la economía.
    Por otro lado, Argentina también fue uno de los países que más creció en 2009, 2010 y 2011. Cómo explicás eso utilizando ese argumento?
    Saludos.

    ResponderEliminar