martes, 27 de diciembre de 2011

Un análisis del impacto del nuevo sistema de control para la compraventa de moneda extranjera

A los pocos días de anunciada la implementación de un nuevo sistema en el mercado cambiario para la compra y venta de dólares, aquí se dijo que no se podía analizar con precisión su impacto (por varias razones mencionadas en el post), mientras que en diversos medios se apresuraron a asegurar que la medida 1)solamente funcionaría como un cepo a la compra de dólares, 2)que no solo se mostraría inefectiva (porque debía haberse aplicado antes de la corrida y no ahora) sino que además alimentaría la fuga y 3)que haría que la compra de dólares se volcara toda al mercado paralelo. Veamos, a prácticamente dos meses de su implementación, qué fue lo que realmente pasó.
Si bien en los primeros días posteriores a la implementación del nuevo sistema mucha gente se vio inhabilitada para comprar dólares, motivo por el cual se dijo que esto iba a funcionar solamente como un cepo a la compra, con el correr de las semanas y del aceitamiento del sistema (que claramente fue lanzado a las apuradas) la situación se normalizó. Esto lo podemos ver en el siguiente gráfico, donde por un lado (a la izquierda) se tiene la evolución de los depósitos en moneda extranjera en cuenta corriente para todo el 2011 y (a la derecha), lo que pasó en los últimos 3 meses (en ambos se encuentra marcado el anuncio de la medida).
Se puede ver claramente como se desploman los depósitos luego de la implementación del nuevo sistema, caída que dura solamente un mes. A partir de diciembre, vuelven a crecer mostrando la regularización de la situación.
Por otro lado, esto también se condice con el nivel de actividad de la plaza cambiaria: en los primeros días de noviembre los montos negociados fueron bajos, promediando los 350 millones de dólares mientras que en los últimos días de diciembre éste ascendió a los 600 millones de dólares[1].
Esto además viene de la mano con la siguiente afirmación (que la medida no solo es inefectiva por su timing sino que además iba a fomentar la fuga). Nuevamente, con la ayuda de un gráfico se puede mostrar que esto no sucedió. Éste es similar al anterior en su formato, pero muestra la evolución del stock de reservas internacionales del BCRA:
Como se puede observar, la fuga se aceleró aproximadamente en agosto y la medida se implementó en noviembre. Ahora bien, ¿por qué este lapso de tiempo entre la aceleración de la fuga y la medida? Principalmente porque estábamos en época de elecciones, y en estas instancias se intenta generar el menor ruido posible. No es casualidad que una semana después de las elecciones se haya anunciado esta medida junto con la quita de subsidios.
Una vez instalado el nuevo sistema, y sumado a otra serie de medidas apuntadas a frenar la fuga (como la obligatoriedad de que las empresas mineras y petroleras liquiden en el mercado local la totalidad de las divisas que generen sus exportaciones), se puede ver la efectividad de este pack de medidas y su consecuente recuperación en el nivel de reservas[2]: tan solo en diciembre el BCRA compró más de 2.000 millones de dólares, superando la fuga de noviembre que había sido de aproximadamente 1.500 millones.
Por último, para la tercera afirmación hay que mirar qué pasó con el dólar paralelo: al igual que lo sucedido en los casos mencionados en los párrafos anteriores, en los primeros días tras la implementación del nuevo sistema el dólar paralelo se disparó y se llegó a pagar $5,10 (también por los motivos mencionados más arriba) mientras que hoy en día volvió a situarse en los niveles anteriores, promediando los $4,50.
De esta forma, se puede ver que la implementación del nuevo sistema en el mercado cambiario generó, al principio, un aumento en la demanda de dólares (motivado por la incertidumbre que generó el anuncio y las fallas que presentaba el sistema, y ampliado por los principales medios de comunicación) para luego no solo conseguir frenar con éxito la fuga de divisas sino además lograr aumentar el stock de reservas internacionales.
Asimismo, se puede notar que las afirmaciones mostradas al principio muestran un análisis parcial del impacto del sistema en el mercado cambiario, ya que solo hablan de las obvias consecuencias que iba a causar su implementación en el corto plazo. 



[1] El valor habitual de monto negociado en la plaza cambiaria ronda los 500 millones de dólares.
[2] La abrupta caída en el nivel de reservas en los últimos días de diciembre se debe al pago del vencimiento del título de deuda con cupón del PBI, por unos 1.900 millones de dólares.

martes, 20 de diciembre de 2011

El análisis de la estructura y su implicancia en Economía

Últimamente no pude dedicarle mucho tiempo al blog (las últimas entradas fueron en su mayoría ideas “prestadas” de otras fuentes), porque tuve que terminar de cerrar y entregar la tesina para la facultad.
Ahora más tranquilo, voy a aprovechar para publicar una serie de posts relacionados con la misma (todo se refrita).
El trabajo es un análisis de los cambios estructurales que tuvieron lugar en los últimos años en el sector bovino. Por lo tanto, en esta primer entrada resulta interesante analizar el concepto de estructura y la relación con la corriente latinoamericana denominada, justamente, estructuralista.
En una primera medida es menester precisar qué se entiende por el concepto de “estructura”: Se  la define como todo aquel grupo de elementos de igual o diferente naturaleza,  entrelazados entre sí, que forman un sistema más complejo. Asimismo, esta configuración de elementos será justamente la que precisará el objeto de estudio.
Una vez realizado esto es necesario dilucidar el rol que juega en la dinámica del funcionamiento de una actividad. Según la teoría microeconómica, una empresa a la hora de producir debe elegir aquella combinación de factores que minimice sus costos. Así, dados los precios y la tecnología, su decisión se reduce solamente a elegir la relación exacta entre los factores de producción (capital y trabajo) que en forma eficiente resuelva este problema. Como se puede observar, este análisis es incompleto, ya que no toma en cuenta la estructura, es decir, todos aquellos elementos inherentes del sistema que no pueden ser modificados por el agente (por lo menos en el corto plazo) y que tendrán un impacto en su decisión. Es por ello que en economía el análisis de la estructura cobra especial relevancia ya que la misma precede y modifica a cualquier sistema. Esto se conoce como el Paradigma de Bain (o de Estructura-Conducta-Performance), donde el funcionamiento de un mercado está determinado básicamente por ciertas características estructurales del mismo, que condicionan la conducta de las empresa y afectan posteriormente su desempeño. Así, por ejemplo, la relación capital-trabajo de una empresa situada en China (donde existe una muy alta y barata oferta de trabajo) no va a ser la misma que la de una alojada en Suecia.
De este modo nace en Latinoamérica la corriente estructuralista, cuya novedad radicaba en la detección de deformaciones estructurales y en la utilización de las mismas para interpretar las causas del subdesarrollo latinoamericano. Esto iba en contraposición con la teoría neoclásica, la cual no distinguía para su aplicación de políticas económicas y recomendaciones entre los países desarrollados y los subdesarrollados. Es decir, asumía que, por ejemplo, Estados Unidos y Bolivia tenían la misma estructura económico-productiva y que por lo tanto ambas debían utilizar las mismas recetas económicas y políticas para alcanzar el desarrollo.
De acuerdo con esta nueva corriente, ningún análisis profundo sobre la realidad de Latinoamérica podía prescindir de un contexto estructural histórico e internacional. De aquí se desprende que no sería posible una comprensión cabal del proceso en curso y sus perspectivas sin contrastarlo con sus raíces históricas.
Un especial énfasis fue puesto por esta corriente a la hora de analizar los procesos inflacionarios que fueron teniendo lugar en la mayoría de los países de la región ya que la teoría convencional no parecía brindar respuestas acertadas al problema. Aquí fue donde la corriente logró el mayor grado de reconocimiento en la rama de la economía. Para los estructuralistas, sólo mediante el análisis de la inserción estructural de las economías de la región en el sistema económico mundial y desde una perspectiva histórica era posible comprender el origen de este fenómeno.
Es así como la estructura pasa a tener un rol clave en el análisis de cualquier sistema, ya que será el paso inicial para entender, explicar y predecir cualquier modificación que suceda en el mismo. Esto implica que cualquier estudio sobre un determinado mercado en cuestión indefectiblemente debe dedicar un trato primordial al análisis de este elemento.

viernes, 16 de diciembre de 2011

¡Y las vacaciones para todos!

Siguiendo con el último post, les paso un comparativo de los días de vacaciones y pedidos de licencia por ley en varios países (los créditos son para mi viejo):
En Argentina el descanso anual de los trabajadores, según la Ley de Contrato de Trabajo, es de 14 días hasta llegar a cinco años de antigüedad. Luego va creciendo según una escala en función de los años de prestación de servicios, con un máximo de 35 días para quienes acumulan veinte años en el mismo lugar de trabajo. En comparación, en Uruguay, Chile y Colombia se comienza por 20 días. En Brasil, Perú y Panamá otorgan 30. Con un detalle no menor, ese plazo es desde el inicio de la relación laboral, no después de acumular diez o veinte años como aquí. Se pueden agregar ejemplos mucho más contundentes: en la Unión Europea ningún trabajador debe tener menos de 20 días de descanso anual, pero gran parte de los países del Norte otorgan alrededor de 30 por año: Noruega, España, Dinamarca, Rusia, Islandia. En Alemania son 24 días laborales (no corridos) que también se convierten en 30. En Inglaterra 20 laborales (unos 26 corridos). En Francia y Suecia quien trabajó un año tiene derecho a 35 días de vacaciones. En Austria comienza por 5 semanas y luego si se acumulan años de servicio llega a 6 (42 días).
En el caso de las licencias laborales, tomemos como ejemplo la de nacimiento de hijo. En Argentina el padre tiene el “beneficio” de tomarse dos días corridos. Esto quiere decir que si el niño nace un domingo, el miércoles deberá volver a trabajar dejando sola a la madre al cuidado del bebé y eventualmente de los otros hijos. De la Unión Europea, el único país que tiene igual cantidad es Holanda. En Francia también son dos días, pero en los primeros cuatro meses tiene derecho a 11 más (si son nacimientos múltiples se extiende a 18). En España el beneficio es de 15 días, en Bélgica 10. En Italia son 91.
Por su parte, las licencias por maternidad en Argentina alcanzan las 12 semanas, igual que en Uruguay, Colombia, Paraguay, Perú, China y México. En Alemania son 14 semanas y en Bélgica 15. En Brasil, Austria, España y Rumania, 16 semanas. En Canadá 17, en Chile y Cuba 18. En Francia e Italia 20, en Hungría 24 y en República Checa 28 semanas. En Estados Unidos, el derecho es de 12 semanas pero es optativo y por lo tanto no remunerado. Resulta muy interesante el tratamiento que les dan a estas licencias en los países nórdicos, ya que el sistema es flexible, de manera tal que permite distribuir los días de beneficio entre el padre y la madre, de acuerdo con su conveniencia. Por ejemplo, en Suecia la licencia es de 480 días (casi un año y medio). Sesenta son exclusivos para la madre y otros 60 para el padre, el resto se los pueden repartir como quieran. Durante ese período perciben una remuneración equivalente al 80 por ciento del salario. Si no tuvieran un ingreso, reciben igual un subsidio fijo por 390 días, que baja ligeramente en los 90 siguientes.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

¡Que viva el pan y circo!

En estos días se puede escuchar a mucha gente despotricando contra el gobierno por el tema de los feriados. Primero fue el enterarse que para el 2012 habrá un día no laborable cada 3 días (pero claro, después uno lee la nota y se entera que en la cuenta meten a todos los fines de semana). Luego vino el anuncio de ayer, donde se estableció que la administración pública tendrá varios asuetos por las fiestas. Y entonces se los escucha decir que acá no labura nadie, que se fomenta la vagancia, que es todo pan y circo, etc. etc.etc.
Por otro lado, también se puede escuchar a muchos trabajadores festejando estos anuncios. Y claro, si van a poder irse a la esquina a tomar cerveza hasta emborracharse. Ah, ¿no? ¿En realidad festejan porque van a trabajar durante el feriado? ¿Pero cómo? ¿Y entonces?  ¿En qué quedamos?
La realidad es que muchos están alegres porque van a descansar, pero hay muchos otros que festejan porque van a trabajar durante esos días, ya que la paga es doble por ser feriado. Y además están los comerciantes y los que viven del turismo, que también están festejando. 
Entonces lo que tenemos son sectores que trabajan más, otros que trabajan menos y otros que directamente no trabajan. El nivel de actividad baja, desde ya, pero eso no significa que se paraliza el país.
Hay algunos economistas que parecen no entender esto, o que inventan razones para decir lo que la gente quiere escuchar, como por ejemplo Cachanosky. En una nota publicada el día de hoy, afirma que "la cantidad de feriados que viene dando el gobierno, además de acercarse al pan y circo, e incentivar la cultura de la vagancia, no crea más riqueza" e inmediatamente después aclara "en todo caso, con estos feriados, trabajan más los restaurantes, hoteles y comercios de los lugares de turismo, pero el comerciante que tiene un negocio en la ciudad vende menos, igual tiene que pagar el sueldo de sus empleados, el alquiler y demás gastos fijos".
Pregunto yo, por ejemplo, ¿no sabe que la gente en Navidad compra regalos? ¿Y que si tenés un feriado vendés más y no menos?
Si quedaban dudas del nivel intelectual de Cachanosky, lo termina de mostrar en sus últimas afirmaciones de la nota:
Pregunta, ¿quiénes se van los fines de semana largo? Fundamentalmente los jóvenes que trabajan porque como saben que no pueden ahorrar para comprar un departamento porque no hay créditos hipotecarios y jamás llegarán a juntar la plata para adquirir un dos ambientes, entonces, se gastan todo ayudando al auge de consumo del que tanto se vanagloria el Gobierno, cuando en realidad lo que tenemos no es un consumo sostenible, sino una explosión de consumo por desesperanza porque no vale la pena ahorrar. No hay futuro para esos jóvenes, por lo tanto, lo mejor es aturdirse con el presente en la fiesta de consumo.
Claro, otra lectura posible es pensar en aquél dicho que afirma: si hay miseria que no se note. En una economía que empieza a enfriarse, con suspensiones de turnos, menos horas extras y menor demanda laboral, estos feriados vienen como anillo al dedo. Detrás de estos feriados que hace pensar que en la Argentina todo el año es carnaval, declaremos asueto para que no se note que cada vez hay menos trabajo porque la economía ya no crece a tasas chinas. La santa soja y Brasil ya no empujan como antes. 
Un genio Cachanosky. Y La Nación, por publicarlo. 

martes, 13 de diciembre de 2011

Crítica a la ortodoxia

Hace unos días Steve Marglin realizó una conferencia para el movimiento "Occupy Harvard" (recomiendo entrar a su página y ver de qué se trata) sobre el curso de Mankiw (este tema ya se trató acá). Aunque, en realidad, toda su disertación gira en torno a la economía ortodoxa en general y sus respectivas críticas por parte de la heterodoxia.
La conferencia está en inglés, pero traduzco un extracto que habla (en mi opinión) sobre la principal crítica hacia la ortodoxia:
"Todos tenemos una ideología. No podemos transitar por el mundo sin una ideología. Y la diferencia está en si uno es sincero y admite su ideología y a la vez reconoce otras ideologías o si pretende estar hablando sobre algo que es no-ideológico como la manzana que cae del árbol."